App Oficial GRATUITA

¡CONSÍGUELA AHORA!
Más opciones

55 resultados

4 Personas - 3 Dormitorios - 1 Baños
  • Wifi
24 Personas - 7 Dormitorios - 5.5 Baños
  • Piscina
  • Wifi
  • Calefacción
14 Personas - 7 Dormitorios - 4 Baños
  • Piscina
  • Wifi
  • Calefacción


1 2

SANTA POLA

ALICANTE

PIsos para vacaciones en Santa Pola

La población de Santa Pola, de profunda tradición marinera, se encuentra en un paisaje de gran riqueza medioambiental, junto al Mediterráneo. Ofrece a sus visitantes excelentes playas con vistas a las salinas, la sierra y el cabo de Santa Pola, todo un lujo para los sentidos de los amantes de la naturaleza.

Una gran infraestructura hotelera y una variedad enorme de apartamentos vacacionales, junto a las excelentes temperaturas que aquí se disfrutan, favorece recorridos por el casco antiguo de la ciudad, su paseo marítimo y la práctica de los más diversos deportes náuticos. A tan unos kilómetros de Alicante se extiende el puerto de Santa Pola, conocido desde la época romana. Actualmente la ciudad ha conservado un encantador sabor pesquero que no rivaliza con las más modernas instalacionespara disfrute de las playas. San Pola dispone de calitas y playas de fina arena blanca aptas para el buceo y el windsurf. Sus playas de Levante, Varadero, Gran Playa o las calas de Santiago Bernabeu son algunas de las más aconsejables.

El relieve del área del Baix Vinalopò, en la que se encuentra Santa Pola, está marcado por la gran sierra del mismo nombre, que llega hasta el mar Mediterráneo. Los acantilados rocosos ciñen un amplio margen de playas de arena, dunas móviles y albufera, zona húmeda en la que se extienden las salinas junto a remansos de agua dulce. El Parque Natural de las Salinas de Santa Pola es el antiguo humedal de la ciudad de Elche. La fauna y la flora de esta localidad se han adaptado a las condiciones de humedad y alta salinidad, y así podemos ver colonias de flamencos y cercetas pardas, muy raras en el resto de Europa. El Cabo de Santa Pola remata el paisaje que se extiende alrededor de la urbe.

Observando la riqueza marina de la Costa Blanca vemos de qué productos se nutre la mesa alicantina. Entre el exquisito marisco de la zona destacamos las quisquillas, cigalas y gambas rojas. El arroz, como en toda la zona levantina, se prepara “a banda” (cocido con pescados y servido con ali-oli), negro (con tinta de calamar), o en paella de marisco. Entre los guisos de pescados se descubren sabrosas elaboraciones locales como el blanquillo de rape, el guiso de sepia o el caldero de pescado. Las doradas y lubinas se preparan al horno, mientras que los de tamaño menor se fríen en abundante aceite de oliva. Y como buena zona salinera, los salazones de hueva, mojama, bacalao o bonito son muy apreciados.

No te puedes ir sin probar las pastas artesanas, hojaldres rellenos de cabello de ángel y helados, especialmente el mantecado. Existen numerosos productos alicantinos con Denominación de Origen propia como los nísperos de Callosa de Ensarriá, las cerezas de la Montaña de Alicante, la uva de mesa embolsada del Vinalopò y el vino de Alicante. Suculentas recetas tradicionales que se pueden apreciar en otros puntos de la costa alicantina, como Torrevieja, Guardamar del Segura y Alicante.

La capital de la comarca del Baix Vinalopò posee un rico casco histórico en el que destacan dos joyas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Palmeral de origen musulmán y la Fiesta del Misterio, también declarada de Interés Turístico Internacional.